domingo, 27 de noviembre de 2016

: Segundas Nupcias


Titulo: Segundas Nupcias

: Poema dedicado a mi amada abuela Irma Elena.

Segundas Nupcias.

Que hermoso sueño el que tuve contigo,
Irma Elena, mi amada abuela,
de tan solo recordarlo,
una gran sonrisa de sorpresa,
me visita el rostro,
y conmigo se queda,
por horas y horas,
mientras de retiro y con paciencia,
te recuerdo radiante,
toda una dama, toda una reina.

Estabas vestida de novia,
y sobre tu tes,
un bordado velo de doncella,
dejaba entre ver tus oscuros ojos canarios,
mientras una corona de perlas Cumanesas,
enaltecía tu radiante rostro,
que los dorados rayos del sol,
desde el horizonte amaneciendo,
alumbraban sin pereza.

Y el color de tu vestido era único,
blanco hicaco, que dibujaba tu silueta,
al contorno de tu cuerpo,
mientras tus manos libres,
cargaban un buque hermoso,
hecho con hojas verdes de bairrum,
y muchas florecitas de níspero y cerezas.
Te veías tan bella.

Y el olor que despedías,
al bajar las escaleras,
era el aroma mas rico,
que mi nariz alguna vez oliera,
te aseguro, combinaba toda tu vida,
a la que honro con este poema;
olías al patio de tu casa,
a sus arboles con frutas de estación,
a su tierra humedecida,
después de regar tus matas en faena.
Te veías tan bella.

Y el sonido que recuerdo,
en tu recorrido, al bajar las escaleras,
era el de tu melodiosa voz cantando,
que a diario secuestrada,
en tu patio se queda,
para seguir arrullando tu jardín,
una flora, que bien conoce tu escena.
Te veías tan bella.

Tomé de tu brazo,
y de tu casa, abuelita,
salimos caminando,
ni los cadillos sentimos al paso;
atravesamos la caminaría,
y hasta casi la orilla de la playa llegamos,
una mata de uvero nos servia de toldo,
mientras felices y sonrientes,
los dos, uno al lado del otro,
el mar de San Luis, como un plato,
de mañanita tu y yo,
en atento silencio observábamos.

Te veías tan bella,
vestida de novia a mi lado,
a la par que por el este,
y en el horizonte,
el gran catire venezolano,
te recordaba,
como te había enamorado,
de la playa mas hermosa,
San Luis, tierra del cumanagoto,
donde toda una vida has sembrado:
te casaste con el amor de tu vida,
y pariste 8 muchachos,
has sido madre de 9,
y abuela y bisabuela,
de todo un gran árbol.

Fue entonces cuando entendí,
que el novio a quien pensé estabas esperando,
nunca se había apartado de ti;
abandonarte, nunca siquiera se atrevió a pensarlo,
ha estado siempre contigo,
desde el mismo momento,
en que te has encarnado:

Amado tiempo, al fin te veo,
como un guardian bondadoso,
como un esposo protector y amoroso,
a mi abuela siempre siempre acompañando.
Gracias por cuidármela y sostenerla,
mas dura que un milenario roble,
mas lucida que un diccionario de castellano,
gracias tiempo por siempre ser su fiel compañero,
y por convertirte en su mejor aliado.

Como regalo de segundas nupcias,
amado tiempo milenario,
te pido para mi abuela, tu amada,
mucha salud, entereza y sonrisas,
y muchos muchos mas años,
para contigo, y con toda la familia,
seguirla dulcemente disfrutando.

Te amo Abuelita Mamá.

Tu Nieto: Carlos Eduardo

Publicado por:*: Carlos Guiñan

Web Site(tu Blog): http://decidorecordar.weebly.com

Sube una imagen:
https://1a6769ee5b3acb3c60f9-82c33f5abbf70ea5f6ae24eb63aee1a1.ssl.cf2.rackcdn.com/708548/Y1Svod72/IMG_1375.JPG



Follow @emfteam on Twitter:
https://twitter.com/intent/follow?original_referer=https%3A%2F%2Fabout.twitter.com%2Fresources%2Fbuttons&region=follow_link&screen_name=emfteam&tw_p=followbutton&variant=2.0
| Facebook: https://www.facebook.com/emailmeform
Powered by EmailMeForm http://www.emailmeform.com/




1 comentario:


  1. muchas Gracias por bello poema...un gusto tenerte entre mis letras...

    ResponderEliminar