lunes, 10 de abril de 2017

Pasen y vean


   Sobre una libélula de colores
ruedo por los centros de la ciudad.
Una paloma, como otras, está posada.
Su pecho roza el adoquín semipeatonal.
Casi todas levantan el vuelo a mi paso,
pero esta palomita blanca
no despega.
Sus hermanas y sus primas
aléjanse de las ruedas de colores,
y esta palomita blanca se abandona.
Un crujir de chocolatina es pasar sobre ella.
Un borbotón de sangre son sus alas
y sus plumas mojadas.
Alrededor, los peatones me gritan "¡asesino!"
Me increpan para que la coja moribunda
y la devuelva a la vida.
¿Veterinario? Señora, estaba enferma,
mire los parásitos cómo la atosigan.
Un remolino de gente se arremolina,
me reprenden, me juzgan.

Sobre las baldosas de la calle principal,
sin que nadie repare en él,
como el olor de la confitería cercana,
como el anuncio del fontanero a domicilio,
como la nube que cubre el sol unos segundos;
un señor de rodillas penitentes
canturrea su cancioncilla
con los brazos extendidos
"Por caridad, por amor de dios; una monedita pa comer"

El espectáculo es otro:
la paloma y el ciclista debutan en primicia.
¡¡¡Pasen y vean!!!

Publicado por:*: Salvador Gregorio

Web Site(tu Blog): http://salvadorgregorio.over-blog.es/





Follow @emfteam on Twitter:
https://twitter.com/intent/follow?original_referer=https%3A%2F%2Fabout.twitter.com%2Fresources%2Fbuttons&region=follow_link&screen_name=emfteam&tw_p=followbutton&variant=2.0
| Facebook: https://www.facebook.com/emailmeform
Powered by EmailMeForm http://www.emailmeform.com/




1 comentario:

  1. Muchas gracias por dejarme un poema tan intenso, es como esos cuadros de los 60 la realidad supera a la realidad y la ficción se queda entre las ruedas....un saludo

    ResponderEliminar